Apnea

La noción de imago supone una duplicación por contacto del rostro: no requiere ninguna idea, ningún talento, ninguna magia artística. Es una imagen matriz producida por adherencia, por contacto directo de la materia (el yeso) con la materia (el rostro).
La antigua técnica de las máscaras mortuorias nace de la necesidad de preservar el alma de alguien que desaparece físicamente. Aplicada sobre personas vivas, esta técnica brinda la posibilidad de espiar, por unas horas, el mundo de los muertos. Las máscaras hablan de un espacio intermedio, un estar acá y allá al mismo tiempo.
Los muertos irrumpen en el mundo de los vivos y los vivos juegan a estar muertos. Esa es la ilusión de la fotografía. Poder tocar el cuerpo perdido.